Subida generalizada de la recogida de orgánica y selectiva en 2020, excepto en la fracción de vidrio

Los chiclaneros reciclaron más y mejor durante el pasado año, aunque los efectos de la pandemia sobre el sector de la hostelería se hicieron visibles con un 13% de disminución en la cantidad de vidrio recogido

Contenedores de residuos y selectiva

La retirada de residuos en la localidad ha experimentado en 2020 un crecimiento generalizado tanto en orgánica como selectiva con respecto a años anteriores; sobre todo en lo que se refiere a contenedores de residuos específicos, donde se percibe la mayor implicación y concienciación de la ciudadanía en materia de reciclaje.

El delegado municipal de Medio Ambiente, Roberto Palmero, ha expresado su satisfacción por cuanto “estos datos suponen un avance significativo hacia una ciudad mejor. Y, sinceramente, hay que dar un aplauso enorme a la ciudadanía de Chiclana en un año en el que hemos sufrido unas restricciones enormes por el Covid, con los problemas que ha generado en el empleo y en la salud de muchas familias; en algunos casos con pérdidas irreparables. Los chiclaneros y chiclaneras no han perdido de vista la importancia que tiene una cuestión de tanto calado como es el reciclado para el entorno urbano, la salud, el medio ambiente y nuestra calidad de vida”.

“Esta demostración de implicación ciudadana nos anima a ser más optimistas si cabe con iniciativas como la recientemente anunciada de la ampliación de los contenedores en el extrarradio, que creemos que será un espaldarazo para potenciar los niveles de recogida en los próximos años. El objetivo claro es avanzar en la prestación de los servicios para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de Chiclana”, ha afirmado Palmero.

Además, el edil ha señalado que “la bajada en la recogida de vidrio habla a las claras de la influencia de la pandemia y las restricciones que ha conllevado en el sector hostelero. Pero hay que insistir en que la mejor manera de darle la vuelta a la situación es que los ciudadanos cumplamos las normas para que los niveles de contagio vayan descendiendo. Sin esta implicación las medidas no tendrían el efecto deseado”.

Por lo que respecta a los datos aportados por Chiclana Natural, un total de 62.119.740 de kilogramos de residuos orgánicos se ha recolectado durante el transcurso del pasado año, 550,34 kilos más con respecto al pasado 2019, lo que supone un 0’89 por ciento de incremento interanual. 

En envases es patente la constante y progresiva mejora de los niveles de reciclaje en los últimos años. Los 928.400 kilogramos recolectados durante 2020, suponen 81.240 kilos más con respecto al año anterior, un 9,59 por ciento en términos porcentuales. Destaca especialmente la subida en esta fracción, puesto que la progresión experimentada supone un incremento del 37,64 por ciento con respecto a 2017. Se aprecia como es uno de los sectores donde se encuentra una implicación mayor por parte de la ciudadanía.

La recogida de selectiva de papel y cartón ha experimentado también un considerable aumento, con un total de 857.140 kilogramos reciclados; un 19,10 por ciento más que lo recogido en 2019 cuando se retiraron 719.660 kilogramos. La subida se mantuvo constante durante los doce meses, exceptuando los meses de confinamiento domiciliario. Tanto es así que en el primer trimestre del año la recogida duplicó a la de 2019.

En cuanto a la recogida de vidrio, se trata de la fracción donde más se han hecho palpables las consecuencias de la situación pandémica. Sobre todo, debido a la disminución de la actividad del sector hostelero. La retirada de 1.024.330 de kilogramos de este residuo supone una disminución de la cantidad recogida en un 13,73 por ciento menos con respecto al año anterior, cuando se retiraron 1.187.290 kilogramos. Los datos son lógicos si se tiene en cuenta la paralización de la actividad durante los meses de confinamiento domiciliario y las posteriores restricciones de horarios y aforo.

Mención especial merece el periodo estival, en el que se constataron los volúmenes máximos de residuos recogidos de los contenedores y puntos de reciclado repartidos por la localidad a lo largo de todo el año. La mayor cifra de retirada de orgánica, o fracción resto como se le conoce técnicamente, se registró en agosto, con 7.024.240 kilogramos. Por lo que respecta al vidrio, fue también en agosto cuando se constató la mayor cantidad de material reciclado con 159.250 kilogramos. El papel y cartón alcanzó su cénit en julio con 95.600 kilogramos, al igual que los envases, que durante el mismo mes registraron 98.500 kilogramos.