Los chiclaneros ahorraron más de 500.000 metros cúbicos de agua durante 2018

Las medidas para el fomento del ahorro y los trabajos de sectorización para el control de mermas permiten reducir en medio millón de metros cúbicos el agua comprada al Consorcio de Agua de la Zona Gaditana

Chiclana Natural ha constatado durante 2018 un ahorro considerable en el consumo de agua en el municipio. Así, el pasado año la empresa municipal compró al Consorcio de Agua de Zona Gaditana (CAZG) un total del 6.697.800 metros cúbicos por los 7.238.603 del año anterior; con ello, los 540.803 metros cúbicos ahorrados han supuesto reducir el volumen de agua comprada en un 7,47 por ciento. La repercusión económica se traduce además en un ahorro de 91.000 euros en la compra del líquido elemento, de tal forma que la facturación del CAZG por este concepto se elevó a 1.103.382,17 euros, IVA incluido. 


El delegado municipal de Medio Ambiente y vicepresidente de Chiclana Natural, Joaquín Guerrero Bey, explica que “se ha comprado menos agua porque los chiclaneros hemos emprendido más iniciativas para reducir el consumo. Tanto es así, que en el ámbito doméstico hemos registrado un descenso de 218.092 metros cúbicos (un 5,86 por ciento menos) y en el industrial de 315.990 (un 17,57 por ciento menos)”. 


Guerrero abunda que “no hay que olvidar que en 2018 Chiclana Natural ha dado de alta más de 1.500 nuevos contratos de suministro, tanto a nivel doméstico como industrial, y la ciudad ha crecido en casi 700 personas con respecto al año anterior, según el padrón de habitantes. Estos son datos completamente objetivos y contrastables”. “Por ello, es innegable que la ciudadanía sigue avanzando en la toma conciencia. El derroche de un bien básico y tan preciado como el agua potable es evitable, y además tiene repercusión la economía familiar, dado que quien más agua gasta la paga a un precio mayor, lo cual es también es un factor a tener en cuenta”, expresa. 


Asimismo, el responsable del área no quiere pasar por alto “el intenso trabajo que viene realizando Chiclana Natural para reducir las pérdidas que se producen en las redes por efecto de las averías; lo que se conoce como mermas. En 2018 éstas se han elevado a 1.385.741 metros cúbicos, un 20,69 por ciento del agua comprada”. Así, explica que “la macro y micro sectorización de las redes han permitido reducir en un 5 por ciento este concepto con respecto al año anterior. De los cuatro últimos años, 2018 es el que presenta mejores resultados”. “Actualmente, se lleva a cabo el seguimiento de las redes de La Banda con un nuevo sistema de telecontrol, que está resultando altamente eficaz para valorar la eficiencia en la detección de las posibles fugas. Su implantación continuará sucesivamente por los polígonos industriales y resto de zonas residenciales de El Lugar y el litoral. Estamos convencidos de que, conforme se vaya completando todo el término municipal, los resultados evolucionarán aún a mejor”, indica.  


“No obstante, sabemos que todos los años no será posible alcanzar un ahorro de esta índole, y más siendo Chiclana un municipio con unas peculiaridades como su carácter turístico, su crecimiento poblacional o el carácter de segundas residencias de muchas construcciones”, aclara Guerrero, quien añade que “cobrará vital importancia en los próximos meses el acceso al suministro de nuevos entornos residenciales que se irán incorporando al proceso de regularización urbanística tras la aprobación de las nuevas ordenanzas, caso de Aspérula, Soto del Águila, así como otras zonas cuyos vecinos ya han mostrado su interés como Majadillas Bajas”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies