El Consejo de Medio Ambiente abordará en enero la actualización del Reglamento para una mayor participación ciudadana

El alcalde preside la constitución del Consejo del nuevo periodo corporativo, en el que también se trataron otros asuntos como un Plan Municipal de Emergencia Climática o las ordenanzas municipales que regularán los servicios de agua y basura

consejo de medioambiente

El alcalde de Chiclana, José María Román, presidió este martes por la tarde la constitución del Consejo Local de Medio Ambiente del nuevo periodo corporativo. Un consejo que contó con la presencia del delegado municipal de Medio Ambiente, Roberto Palmero, así como los representantes de grupos políticos, colectivos sociales, económicos y ecologistas. En este sentido, el alcalde ha dado la bienvenida a los representantes del Consejo y ha destacado que “desde este Gobierno valoramos positivamente que se aporten opiniones de todos los representantes, aunque no sean de la misma opinión”.


“Chiclana es un municipio interesante medioambientalmente y que da para mucho debate, por lo que hay que ser capaz de saber encajar todas las opiniones y aportaciones”, expresó el alcalde, quien resaltó la actitud del delegado de Medio Ambiente, “que ha mostrado públicamente su intención de debatir todas las propuestas por el mejor desarrollo de este área, que gestiona un tercio del presupuesto municipal”. “Tenemos dos retos distintos, por un lado, el del suelo urbano consolidado y, por otro, el suelo urbano no consolidado y su desarrollo a través de las Ordenanzas de Regularización”, resaltó José María Román, quien añadió que “todo ello junto a los suelos no urbanizables y los espacios naturales”.


Tras la intervención del alcalde, el delegado municipal de Medio Ambiente, Roberto Palmero, tomó la palabra para entrar en materia y exponer los puntos recogidos en el orden del día de este primer Consejo de Medio Ambiente del nuevo periodo corporativo. Palmero planteó, en primer lugar, la intención de iniciar un proceso participativo para llevar a cabo una modificación del Reglamento del Consejo de Local de Medio Ambiente. “Desde el último Consejo que se celebró en este salón de Plenos han cambiado bastante las cosas. Además de los aquí presentes, existen muchos nuevos colectivos que han ido surgiendo en Chiclana y que no forman parte de este órgano. Nuestra intención es que todos participen, pues el Consejo Local de Medio Ambiente será útil o no en función de la participación con la que cuente”.


De esta forma, explicó que en los próximos días “se les hará llegar a los colectivos representados en el Consejo, y a aquellos otros que aún no forman parte del mismo, el actual Reglamento para que cada uno de ellos realice sus aportaciones, añadiendo o eliminando todo aquello que crean conveniente, para entre todos conseguir un documento actualizado y que se convierta en un instrumento real de participación ciudadana”. En este sentido, Palmero mostró su compromiso para celebrar el próximo mes de enero un nuevo Consejo de Medio Ambiente específico en el que trabajar sobre este asunto.


Dentro del contexto de emergencia climática que vivimos en la actualidad, el delegado se refirió también a los retos que afronta Chiclana en los próximos años en materia medioambiental. En este punto, Roberto Palmero puso en conocimiento de los presentes la obligación que tienen los ayuntamientos, en virtud de la nueva ley de Emergencia Climática aprobada por la Junta de Andalucía, de contar a comienzos de 2021 con un Plan Municipal de Emergencia Climática. Por ello se refirió de nuevo a la necesidad de desarrollar un trabajo “transversal y participativo para encarar esta problemática e iniciar una primera fase de evaluación de la situación en la que se encuentra nuestro municipio con la intención de conseguir una foto fija de nuestra realidad, analizarla y poder ir marcando una serie de objetivos a largo plazo en los que empezar a trabajar”.


Respecto al último de los puntos del orden del día (presupuesto y tasas municipales), el delegado de Medio Ambiente se detuvo especialmente en el trabajo que se ha venido realizando en las futuras ordenanzas  de agua y basura, cuyos borradores ya están prácticamente finiquitados, esperando que entren en vigor en el primer trimestre del nuevo año. 


En lo referente a la ordenanzas municipales que regularán los servicios de suministro y distribución de agua y alcantarillado y depuración de aguas residuales, Roberto Palmero explicó que “los cambios que se van a aplicar se hacen con la intención de favorecer el ahorro de agua y de premiar el uso responsable en el consumo, así como penalizar su derroche o uso excesivo, logrando un reparto más justo de las cargas tributarias según el gasto”. 


En cuanto a la ordenanza relativa a los servicios de gestión de residuos sólidos urbanos, el delegado expuso que “se llevará a cabo una modificación en las tarifas comerciales con el objetivo de no generar más déficit. Así, hemos planteado una reorganización de los diferentes epígrafes tarifarios basándonos en la premisa de quien más contamina, más paga”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies