Calidad del Agua y Depuración

Chiclana Natural S.A. es la responsable de la distribución del agua que recibe en alta desde el Consorcio de la Zona Gaditana (responsable de la calidad y potabilidad de nuestras aguas hasta los depósitos de almacenamiento) a los distintos domicilios que cuentan con suministro contratado en la ciudad.

El control de la calidad del agua es una de las prácticas indispensables en la gestión del ciclo integral del agua urbano y supone una de las máximas en el trabajo diario de nuestra empresa.

El objetivo fundamental que se persigue desde esta área es, garantizar la máxima calidad en el agua suministrada para el consumo humano, para ello se realizan más de 1.000 determinaciones o controles al año.

De igual forma se ha procedido al establecimiento de mecanismos de vigilancia y telecontrol de la calidad del agua que cubre todo el ciclo integral, desde la recepción del líquido elemento para abastecimiento hasta su devolución al medio o su reutilización una vez usada y depurada.

Por ello según la legislación en vigor, se fijan unos puntos de toma de muestra para su posterior análisis (organolépticos y de autocontrol), y cuyos resultados son enviados periódicamente al Servicio Andaluz de Salud.

Depuración

La ciudad de Chiclana cuenta con dos estaciones depuradoras, una de ellas en el casco urbano (El Torno) que inició su actividad en el año 1.986, y la segunda en la zona de la costa (La Barrosa), puesta en marcha en 1.991.

Estos dos centros de depuración tienen una capacidad de tratamiento diario de más de 25.000 metros cúbicos de caudal, y la gestión y el mantenimiento de ambas estaciones depuradoras están subcontratados con la empresa Aqualia, Gestión Integral del Agua.

A este respecto, Chiclana Natural ha venido trabajando en los últimos años en la modernización y mejora continua de los procesos de depuración de aguas residuales de ambas edares.

Ambas instalaciones disponen en la actualidad de sistemas terciarios de depuración, y el tratamiento de las aguas residuales en las mismas permite garantizar que su vertido posterior o reutilización para el riego, cumple con las exigencias legales vigentes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies